Efectividad no es eficiencia

Eficiencia: Realización o habilidad de realizar un trabajo con el mínimo gasto de tiempo y esfuerzo.

De nuevo, la RAE no me da una definición apropiada de eficiencia ni cercana a su definición física. Tengo que recurrir a un diccionario inglés. Al igual que me pasó con el concepto “frugalidad“.

Mientras que para la física la eficiencia tiene que ver con la energía, cuando aplico ese término a mi vida yo hablo de “recursos”. Un recurso puede ser dinero, tiempo, dedicación, desgaste…

De hecho, como estrategia, los fenómenos físicos, así como la evolución y la biología siguen una estrategia de eficiencia. Por tanto la vida sigue esa misma estrategia de eficiencia, pues en lo que a competencia y adaptación se refiere, ser eficiente es una ventaja competitiva.

Ser eficiente implica tener las mínimas pérdidas de energía, por tanto, es aprovechar la mayor parte de la energía en conseguir el objetivo. Así que este concepto se puede usar para el trabajo, para conseguir metas, y para no desgastarse en banalidades.

Pero…. es la eficiencia la estrategia más eficaz?

Eficacia: Capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera.

No siempre un ahorro energético es lo que más resultados da para lograr un objetivo; si bien en caso de fracaso es cuando menos perjudicado se sale. Una gran inversión no te garantiza una gran ganancia, pero sí puede suponer una gran pérdida. Por tanto la eficiencia no tiene por qué ir de la mano de la eficacia.

EFICIENCIA vs EFICACIA

Efectividad: Capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera.

Si te parece que he definido eficacia y efectividad de la misma manera es porque la RAE también lo hace. La diferencia para mí es que la eficacia se centra en el resultado, mientras que la efectividad se centra en el proceso. Así en la práctica, eficaz y efectivo pueden ser sinónimos. Si bien, la clave de la efectividad es “la inteligencia del proceso“. Es por eso que muchos autores afirman que Efectividad = Eficiencia+Eficacia. Respeto esa forma de verlo, aunque estoy escribiendo este artículo para marcar la siguiente diferencia con mi definición:

Efectividad: Conseguir un fin con el proceso mejor adaptado a las limitaciones y recursos disponibles.

Muchas veces –la mayoría– la eficiencia será clave para la efectividad. Ocurrirá siempre en una competición a largo plazo. Pero en otros, donde la “vida” está en juego, muchas veces la estrategia que seguimos es totalmente la opuesta (y la más efectiva) y el trasfondo de eficiencia no está tan claro aunque evolutivamente sí esté presente. Algunos ejemplos no eficientes pero efectivos:

  • Un padre que se lanza a rescatar a un hijo que está ahogándose
  • Un ejército que gana batallas por su superioridad numérica
  • Una campaña masiva de publicidad
  • Una inversión Business Angel
  • Plantas que ante la sequía hunden más sus raíces

Así una solución puede tener una efectividad dicotómica:

Efectividad Eficiente Efectividad Explosiva
 Defensivo Ofensivo
 Guerrilla Ejército numeroso
 Selectivo Global
 Sigiloso Ruidoso, aturdidor
 Acción Individualista Acción Grupal
 Emboscada Persecución
 Boca a boca y marketing de guerrilla Gran campaña de marketing y publicidad
 Diversificar inversión Apostar por un “caballo ganador”
 Lean Startup Business Angel
 Plantas: Cerrar estomas o secar hojas Hundir raíces en busca de agua
 Huir de agresores y depredadores Ser violento con agresores y depredadores
 No entrar en discusiones/agresiones
Defender, atacar al agresor
 Veneno Ataque
 Replegarse Desaparecer
 Paralizarse, bloquearse Huir
 Metabolismo ante la escasez Metabolismo ante la abundancia
 Superviviente conservando fuerzas
Superviviente intentando llegar a un poblado

 

Ambas estrategias de efectividad están presentes por tanto en la naturaleza.

Conclusión: La eficiencia es normalmente el mejor camino cuando uno no puede asumir la pérdida de los recursos invertidos, y se da más importancia a la inversión progresiva y la dirección de los resultados. Se busca la efectividad explosiva cuando se antepone la eficacia a la eficiencia, y donde uno se permite (o no tiene más remedio) que invertir los máximos recursos para conseguir sus objetivos.

En muchos de esos casos el sentido de eficiencia está oculto, pero se puede vislumbrar si se compara lo que puede ser ganado con lo perdido: ej. Encontrar agua vs Morir. Cuando morir puede significar la pérdida total de los recursos invertidos durante años por él y por su tribu, añadiendo además el riesgo de los que han dado la vida por él.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *