Aprendizaje rápido, aprendizaje lento

Lo confieso, soy un fanático del aprendizaje rápido. Motiva e ilusiona aprender cosas nuevas en poco tiempo.

Descubrí que ejercitar y entrenar la memoria te hace aprender muy rápido al principio, y dependiendo de tus necesidades puede que no necesites más. En esto se basan los métodos de aprender un idioma en tiempo récord, aprendes 500 ó 1000 palabras y si te familiarizas con el idioma ya sabes más que un nativo inculto.

Casi todo lo que manejamos hoy en día requiere un aprendizaje rápido. Manejar un programa o una tecnología, empezar a hablar un idioma, aprender la lógica de programación, conocer gente nueva y sus nombres, y todo aquello que te enseñan los libros (yo solo leo libros que enseñan, no que entretienen/distraen, en caso de compromiso de lectura uso mi habilidad de lectura ultra-rápida).

Hacerse amigo de Vilfredo Pareto te lleva aún más lejos, más que un mentor es un padrino, porque consigue que llegues lejos. Uno consigue darse cuenta de lo que realmente le hace avanzar, y se concentra en tener mayor efectividad, entonces te encantan los resúmenes porque concentran lo importante y aprendes que si no ves avance no estás siendo efectivo.

Pero de todas, la palabra que he tachado se diferencia de sus 7 variantes anteriores*. Ese aprendizaje no depende estrictamente de la memoria, es lo que he llamado “aprendizaje lento” pero yo prefiero llamarlo interiorización.

Aprendizaje lento: Interiorización

El proceso de interiorización es complejo y no es estructurado, y la manera de potenciarlo es holística (no lineal ni racional). Esta reflexión de hoy me parece importante, ya que como he mencionado al principio, me suele pasar desapercibida la parte de interiorización.

Pero ¿cuándo se aplica este aprendizaje lento?

  1. Al perfeccionar un idioma
  2. Al perfeccionar una técnica (de dibujo, de programación)
  3. Cuando has llegado a ser muy bueno en algo
  4. Al tener un nuevo hábito

En definitiva, cuando mejoramos ciertas habilidades que requieren perfeccionamiento. Esta etapa no es tan estímulante, porque trata de coger un hábito que no tienes, una costumbre, y entrenar tu mente a adaptarse a las nuevas condiciones. Pero a pesar de que pueda no ser estimulante en sí mismo (quizá lo motivador es la meta a alcanzar), lo que sí es cierto es que “adaptarse” es lo que mejor hace nuestra mente y tras cierto entrenamiento sí que llega a ser estimulante en sí mismo, y lo he notado últimamente más cuando:

  • Mi oído se hace cada vez más bilingüe y me cuesta cada vez menos entender o expresarme en inglés
  • Antes cuando estaba agotado intentar hablar o entender inglés era tan difícil como hacerlo con el coreano
  • Programar es lógica, pero para programar bien hay que tener interiorizados muchos atajos

Hay muchos aprendizajes que requieren de interiorización, muchas veces a base de práctica. De cambiar de chip. Cosas como el autocontrol, cambiar un comportamiento, cambiar un hábito, aprender o mejorar una nueva habilidad…

Habilidades que tengo interiorizadas que me parecen útiles, ya que el objetivo del Desarrollo Personal es hacer consciente las decisiones que tomo en mi vida:

  • Busco pensar fuera de la caja y con espíritu crítico
  • Me cuestiono a menudo si me esto que estoy haciendo me lleva a mis metas o me aporta
  • Pienso en términos de eficiencia y efectividad, y evitar la redundancia
  • Busco cada día una motivación en base a mis principios y valores
  • En esta toma de conciencia de mis acciones busco mejorar cada día

Hay muchas otras habilidades que aprendemos cada día, casi siempre cuando nos fuerzan a ello: un nuevo trabajo, el trato con los demás, una advertencia o sanción de las autoridades… Si bien, de todas las personas que conozco son muy pocas y se cuentan con los dedos las que toman las decisiones conscientemente y son líderes de sus vidas.

Y este artículo que es a la vez una nota mental para recordarme que «el aprendizaje rápido tiene unos límites», tras ellos viene el «proceso de interiorización de atajos y habilidades mediante la práctica». Esta práctica «requiere dedicación» ya que «mi mente se adapta a cualquier nuevo escenario» al que le someto. Y el texto en negrita no es casual, está escrito en forma de creencias, positivas, potenciadoras y en presente. Y ahora que lo releo, el último listado también son creencias mías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *